Monday, November 29, 2004

A Wall Street Journal on the Ukrainian situation, courtesy of a reader with access to the WSJ.

The Communist Curse

November 29, 2004; Page A14

The confrontation over the Ukrainian presidential election results
will determine the future not only of Ukraine but also of Russia. In
this sense, the decision that will be made by Ukraine -- whether it
will be ruled by laws or by men -- is the most important that has
faced a former Soviet republic since the fall of the Soviet Union.

The Ukrainian election campaign bore absolutely no resemblance to a
fair contest. Viktor Yushchenko, the opposition candidate, was denied
media coverage and was almost certainly poisoned. Viktor Yanukovich,
the prime minister, won because, according to an independent watchdog
group, 2.8 million ballots were falsified in his favor. There were
impossibly high turnouts recorded in Yanukovich strongholds, for
example, 96.3% in the Donetsk district and 88.4% in Lugansk, and all
but nine opposition poll watchers were barred from 2,000 polling
stations in these regions.

Despite this, Vladimir Putin congratulated Yanukovich on a "convincing
victory" and the elections were described as "transparent, legitimate
and free" by observers from the Commonwealth of Independent States.
The support by Russia for obviously tainted elections has been
attributed to Russia's desire to prevent Ukraine from slipping out of
Russia's "gravitational field." Mr. Yushchenko, who is pro-Western,
supports Ukrainian membership in the European Union and NATO whereas
Mr. Yanukovich is against Ukraine's early adherence to either
organization and supports instead its participation in a "single
economic space" including Russia, Belarus and Kazakhstan.

More important than the blow that a Yushchenko victory would give to
Russia's desire to dominate the former Soviet space, however, is the
blow it would deliver to the emerging authoritarian regime in Russia.
The last three presidential elections in Russia were no fairer than
the one in Ukraine, and if the Ukrainians are successful in assuring a
peaceful transfer of power, it will give new hope to those who want to
see democracy triumph in Russia as well.

Mr. Yanukovich is the candidate of the government of President Leonid
Kuchma, a regime that is corrupt and criminalized even by the unsavory
standards of the Commonwealth of Independent States. Mr. Kuchma, the
former director of a Ukrainian rocket factory, handed the Ukrainian
economy over to a group of communist bureaucrats-turned-businessmen
who proceeded, as in Russia, to use their corrupt connections to
officials to pillage the country's resources at the expense of its
hapless population.

The root of the oligarchs' wealth was Russian gas bought at low prices
and sold in Ukraine at a huge markup. The oligarchs enjoyed
government-sanctioned monopolies, so their profits were enormous and
they often did not even pay for the gas because the government
guaranteed their credit. The oligarchic clans expanded into regional
conglomerates, taking over steel, energy and chemical production, and
insulated themselves against competition with the help of tax
exemptions and government subsidies.

The oligarchic system did little good for Ukraine, once, by some
measures, the most productive of the Soviet republics. GDP fell by 10%
a year in the '90s and Ukraine attracted less foreign investment than
even Romania and Moldova. In 1997, the World Economic Forum ranked
Ukraine 52nd out of 53 European countries in terms of competitiveness.
The system remained in place, however, because the regime controlled
parliament, suppressed the media, and, when all else failed, resorted
to terror.

Each of Ukraine's three dominant oligarchic clans has its own
parliamentary party. The Kiev-based clan of Hryhory Surkis and Viktor
Medvedchuk, which has a stake in the gas industry and power utilities,
controls the Social Democratic Party, which has 39 seats. The
Dnepropetrovsk group, headed by Viktor Pinchuk, who is married to Mr.
Kuchma's daughter, controls four big steelworks and directs the Labor
Ukraine faction, which has 42 seats. The Donetsk group, a regional
conglomerate that became rich on coal subsidies and is headed by Rinat
Akhmetov, is represented by the "Regions" faction, with 40 seats.
After the March 2002 elections, the grip of the nine oligarchic
factions in parliament was weakened but they still controlled a
majority of the 450 deputies.

The only break in this situation came with the appointment of Mr.
Yushchenko as prime minister in late 1999, after the Russian financial
crash in August 1998 threatened to push Ukraine into default. In his
brief tenure, Mr. Yushchenko cut state funding, reducing corruption
and creating equal conditions that increased competition and
production. He also made serious efforts to crack down on bribe-taking
and reform the gas sector. He was removed in a no-confidence vote
organized by the oligarchic parties and the communists in April 2001.

Besides controlling parliament, the regime manipulates the press.
Hostile newspapers were shut down and independent journalists
threatened. Channel 5, the only independent TV station, has been
disconnected in one region after another, its managers subject to
arrest. At the same time, the non-resisting media has been controlled
by secret instructions from the presidential administration. So the
four state-controlled national TV stations ignored Mr. Yushchenko
during the election campaign while giving saturation coverage to Mr.

Finally, oligarchic control is enforced with contract killings. In the
'90s, Ukraine was the scene of hundreds of such killings, the victims
including journalists and politicians. Suspicions that the authorities
were themselves behind a large number of these killings were always
widespread. The event that, for many, removed all doubt, was the
murder of Georgy Gongadze, editor of Ukrainskaya Pravda, an Internet
publication that specialized in exposing corruption among oligarchs.
In November 2000, his headless body was discovered in the woods
outside Kiev. A month later, a leader of the socialist party played a
tape in parliament in which Mr. Kuchma is heard suggesting to aides
that Gongadze be got rid of: "Deport him. Let the Chechens kidnap
him." The tape was provided by a guard who secretly taped Mr. Kuchma's

When the Soviet Union collapsed, the republics that emerged as 15
independent states shared an unenviable inheritance. Presented as an
economic system, communism, in fact, was an attempt to absolutize
political goals for the purpose of destroying morality. This
unprecedented attempt to substitute the man-made for the God-given
could not but destroy the sense of individual responsibility for
millions of people who lived in the former Soviet space.

A result of the absolutization of power in the former Soviet Union is
that democracy has taken root only in the Baltic republics. In the
other republics -- with the possible exceptions of Moldova and Georgia
-- elections exist to confirm a decision that the authorities have
already made. Until a few days ago, it appeared that Ukraine was about
to strengthen this tradition. It was symbolic of the cynicism of the
present Ukrainian leadership that the deputy head of Mr. Kuchma's
administration reacted to the apparent poisoning of Mr. Yushchenko
that has left his face pockmarked and partially paralyzed by
suggesting that he should hire a food taster.

The popular revolt against the falsified election results in Ukraine
has now spread from Yushchenko partisans to members of parliament,
journalists working for state TV, and even members of the security
forces. It could, if successful, reverse the relationship between
rulers and ruled in Ukraine in a way that is dramatic enough to change
the entire political psychology of the former Soviet space. It is for
this reason that Mr. Putin has been so adamant in congratulating Mr.
Yanukovich on his "victory." The example of a free Ukraine will
morally isolate the Russian leadership, making clear that Russia can
either join the civilized world or preserve authoritarian rule, but
not do both. In this, Ukraine may repay a country that brought it
communist enslavement with an example of freedom, and with the
preconditions for a new start.

Mr. Satter, affiliated with the Hoover Institution, the Hudson
Institute, and Johns Hopkins, is the author of "Darkness at Dawn: The
Rise of the Russian Criminal State" (Yale, 2003).

Wednesday, November 24, 2004

Ahora PDVSA es de Chavez

Esta extraña jugada que sacó a Alí Rodríguez de Pdvsa, llevándolo al ministerio de Relaciones Exteriores, y sustituyéndolo por Rafael Ramírez, quien, además, conserva su cargo en Energía y Minas, ofrece mucha tela que cortar.

El PPT, partido en el cual milita Alí, ha perdido en una semana dos de sus posiciones de poder: la presidencia de Pdvsa -con mucho el cargo más importante del país después de la presidencia de la República- y el ministerio de Salud y Desarrollo Social, de donde fue “renunciado” otro pepetista, el médico Roger Capella. Tal parece que Chávez estaría redimensionando la presencia del PPT en el gobierno, después que los resultados electorales del 31 de octubre mostraron que ese partido ocupa demasiado espacio burocrático para los 170 mil votos que a duras penas obtuvo. Con Educación, Salud, Ambiente, Pdvsa y la embajada en Washington, amén del canal 8, y dos gobernaciones, el PPT lucía con mucho más poder que el MVR. Todo indica que llegó la hora de reajustar el gobierno según una cierta proporcionalidad político-electoral. Un partido tan escuálido no puede pretender abarcar tanto.

Además, su rol protagónico el 13 de abril de 2002, mucho mayor que el del MVR, ya es parte de la historia y por tanto del olvido.

Pero, además, la salida de Alí indica también que perdió la pelea dentro de Pdvsa, así como el enfrentamiento con el ministro que ahora lo reemplaza. La alianza entre el MVR y el sector militar en la empresa terminó por derrotar al PPT, en esa sorda pero nada incruenta lucha entre las distintas facciones que chocan por el poder interno en la gallina de los huevos de oro.

Sin embargo, Alí ha recibido una compensación:
la cancillería, cargo para el cual, por cierto, está mucho mejor dotado que su antecesor, de quien Chávez, obviamente comprobó que no posee los atributos que exige el manejo de la política exterior del país. Pero cargo en el cual casi se puede apostar que Alí durará bastante menos de los dos años y medio que estuvo en Pdvsa.

Lo de Ramírez simultáneamente en Minas y en Pdvsa es un nuevo episodio surrealista en un gobierno que ha sido pródigo en ellos. Tamaña incongruencia sólo se puede explicar por la carencia de un sustituto inmediato para Alí Rodríguez porque de otro modo no se entiende. ¿Es para asegurar mayor control gubernamental sobre Pdvsa? Absurdo.

Pdvsa ha sido literalmente privatizada; es de Chávez, quien la maneja con una discrecionalidad que ningún empresario privado tiene sobre su empresa. A pesar de las inconformidades que Alí dejaba colar con la política petrolera oficial, nada podía hacer para modificarla. Ahora el presidente de la empresa, Rafael Ramírez, le rinde cuentas a la asamblea de accionistas, que está integrada por Rafael Ramírez, ministro de Energía y Minas.

El regulador de la empresa es a su vez el regulado.

Rafael Ramírez se despacha y se da el vuelto. Sin hablar de que los estatutos de Pdvsa (cláusula 19) prohíben explicita y taxativamente la presencia de ministros en la Directiva de la empresa. ¿Pero que es una raya más para el tigre de la “revolución” ?

Más creativo, imposible

Friday, November 05, 2004

The roiginal version in Spanish from EL Nacional Thursday 4, November 2004

Sin duda

Mary Pili Hernández


Noche de máscaras
El pasado 31 de octubre pudiera ser recordado por la historia venezolana como la noche de las máscaras, pues a aquellos que pretendieron engañar al país y manipular a la opinión internacional, valiéndose para ello de su gran poder mediático y económico, se les terminó de caer la careta. Para algunos la situación ha sido dramática, pues de tanto usar su máscara, perdieron pedazos de piel la noche en que ésta les fue arrancada.

¿Cuál abstención?
Para tratar de justificar la gigantesca derrota que les ha vuelto a propinar el pueblo venezolano a los que se han escondido detrás del disfraz democrático para convocar guarimbas, paros o golpes de Estado mediocres, han esgrimido el argumento de la abstención: “La gente no fue a votar porque no confían en el CNE, ya no cree en la democracia”.

Cuando uno escucha esto no queda más remedio que pensar en dos posibilidades: o de verdad son tan soberbios que no se dan cuenta del rosario de errores que han acumulado y que los ha llevado a que su liderazgo no sea respetado ni siquiera por sus progenitoras o, sorprendentemente, y en un acto de tozudez suprema, insisten en seguir subestimando a la gente, creyendo que los demás son estúpidos, que no tienen memoria y que los pueden seguir engañando con mentiras cada vez más huecas.

Con una simple revisión de las cifras de abstención de cualquiera de las anteriores elecciones regionales, hasta un niño pudiera ser capaz de comprobar que la participación en este proceso ha sido la misma que el promedio de cualquiera de los anteriores. Es más, ha habido elecciones en donde la abstención fue muchísimo mayor que la que hemos tenido en esta oportunidad.

El argumento que se cae por su propio.

Primero yo: partido de televisión
Entre las caretas más costosas de la historia es indispensable mencionar de primera y por larguísimo margen de ventaja, la del ultraderechista partido que para los efectos del público se conoce como Primero Justicia, pero que en el inconsciente de sus voceros tiene como nombre verdadero Primero Yo.

Como dice el refrán: “Mientras más alto volamos, más fuerte es la caída”. Pues bien, la de estos caballeritos ha sido estrepitosa, ya que su inmensa soberbia, sólo comparable con la de Rafael Caldera (lo cual es mucho decir) les hizo venderse como los “salvadores de la patria”, “la nueva oposición”, mas sin embargo, no lograron salir de los límites de Baruta y Chacao, que de paso, es donde único consiguen interlocutores que les crean. Tanto pujar, para parir una lombriz.

Queda demostrado de esta forma que este grupito, al que le queda grande el nombre de partido, sólo existe en la mente de sus cuatro dirigentes (ojo: literalmente cuatro) y en la de alguna persona que de buena fe ha creído en la costosísima campaña comunicacional que ha pretendido sustituir su falta de trabajo de calle.

No es extraño que estos políticos de televisión obtuvieran tan solo las alcaldías “sifrinas”, puesto que parecen sentir una especie de prurito o ser víctimas de urticaria cuando se les acerca alguien que no sea de su alcurnia. Por eso es que sus actos públicos no salen de estos lugares, en los cuales abundan los catiritos universitarios, nada de Catia, Caricuao y ni pensar en Carapita.

Si dividimos la inmensa cantidad de dinero que han usado para promover a su grupo y a sus cuatro líderes, entre la pírrica cantidad de sufragios que obtuvieron a nivel nacional, estos son los votos más caros de la historia.

Lo he dicho varias veces y lo vuelvo a repetir después de este vergonzoso resultado: el que quiera ser político no tiene que ser bonito, ni usar ropa fina, cuidando yuntas y corbatas. No. Hay que salir a la calle, escuchar a las personas, oler a la gente. Por eso, para que estos niños lleguen a tener algo que se parezca a un partido, necesitan subir mucho a los cerros y bajar mucho de su propio ego.

Copei: RIP
La otra máscara que cayó dramáticamente en estas elecciones regionales, ha sido la del partido que en alguna oportunidad representó los ideales demócrata cristianos.

La agonía de este partido ha sido sumamente dolorosa y prolongada.

La herida de muerte se la propinó su propio fundador, Rafael Caldera, cuando en una demostración de egolatría pavorosa, prefirió dividir a la organización antes que permitir que uno de sus líderes más competentes, Eduardo Fernández, fuese candidato a la presidencia. Saturno se come a sus hijos. A partir de ese momento, aunque hubo algunos atisbos de mejoría, el partido cayó en barrena.

Pero el ataúd ha sido cerrado por el inefable Enrique Mendoza, el mismo al que le daba pena decir públicamente que era militante de Copei, para no rayarse con cualquier vinculación al pasado. Porque según él, pertenecía a una nueva generación de dirigentes. Lo patético es que Mendoza, con sus megalómanas y ridículas aspiraciones de pretender sustituir a Chávez en la Presidencia de la República, se olvidó de ser gobernador, le dio la espalda a su propio movimiento, le cerró el camino a cualquiera que pretendiera hacer con el partido lo que él mismo no hacía y, siguiendo los pasos del fundador, buscó ser el único líder, pasando por encima de toda su gente.

Lo que logró fue cavar su propia fosa y llevarse a la tumba lo poco que quedaba de Copei.

AD: ¿y el pueblo?
Aquel llamado partido del pueblo también vio rodar su careta. Después de tener la mayoría de las alcaldías, ahora ve su fuerza regional gravemente minimizada. Por su culpa, por su culpa, por su propia gran culpa.

Acción Democrática hace rato se olvidó del pueblo, pero desde el 2001 para acá, más que olvido ha sido amnesia. Les gustó demasiado marchar por Altamira y Chuao. Le agarraron el gusto a la política de restaurantes y les dio fastidio seguir subiendo cerro. Cayeron en la trampa de que ese trabajo se puede hacer desde la televisión.

AD se dejó usar de una manera tan patética, que han dejado en ridículo los 63 años de experiencia política que llevan en su espalda.

La ensalada de egos de la Coordinadora, utilizó la maquinaria de AD, la única que medio servía entre todos esos grupitos, para movilizar el aparato electoral que necesitaban para intentar sacar a Chávez.

Mientras AD ponía la gente, ellos ponían sus caras bonitas y bien maquilladas para declarar ante los medios. Cuando AD se dio cuenta de esto, ya el mal estaba hecho.

Este concubinato contra natura le ha costado a AD perder la mayoría de sus alcaldías y ver sus fuerzas dramáticamente mermadas. Si hoy pueden proclamar que siguen siendo la primera fuerza de la oposición es simplemente porque los otros nunca existieron, pero la verdad es que el terreno ganado por los revolucionarios será imposible de recuperar. Se impone la autocrítica.

Contraloría social
En cuanto a los candidatos bolivarianos, que hoy se sienten triunfantes y victoriosos, muy bien, pero llegó la hora de trabajar. Como dijo el Presidente:
combate feroz en contra de la corrupción y de la burocracia, y lucha constante por la eficiencia.

Ya ganaron, ahora a construir la patria, sin excusas, porque si no cumplen con sus responsabilidades, a falta de liderazgo opositor, tendremos que ser los propios revolucionarios quienes dentro de dos años recojamos firmas para su revocatorio, en el ejercicio soberano de la contraloría social.

This is the Spanish original from El Nacional on Thursday 6, November 2004


Las vergüenzas del chavismo

Milagros Socorro

Todos los triunfos del oficialismo en las recientes elecciones tienen
alguna explicación, menos dos: el de Acosta Carlez en Carabobo (aún si
ocurriera el milagro de que el CNE lo declarara perdedor) y el de
Gutiérrez, en el Zulia, de quien, aún en la derrota, resulta asombroso
que haya obtenido más de 10 votos. Ninguno de los dos ha demostrado una
sola aptitud para ejercer labores de gobierno y, en cambio, se han
cansado de exhibir su improvisación, falta de formación y franca
ignorancia de cuanto asunto se les ha planteado.

Veamos unos cuantos casos donde el triunfo chavista cuenta con
justificaciones para hacer más visible el contraste con aquellas
patéticas figuras.

En Miranda, Diosdado Cabello le arrebata la Gobernación a Enrique
Mendoza, a pesar de que éste era abanderado del Sí en el referéndum
revocatorio, que en ese estado resultó ganador. La primera lectura
indica que si la clase media opositora no se hubiera comprometido con la
abstención en esta oportunidad, Mendoza no estuviera ahora recogiendo
los portarretratos y las gorras para desalojar el despacho. Pero eso
implica una injusta desvalorización de Cabello como político, como
gerente exitoso y como batallador en la contienda electoral. No es
cierto que Mendoza perdió solamente porque su gente decidió dejarlo con
los crespos hechos. Mendoza perdió frente a Cabello, que era un
formidable rival, que estuvo un año recorriendo la entidad, llamando a
votar —si por él, mejor— mientras el otro se mostraba inestable en su
mensaje. No es insignificante, tampoco, que Cabello hubiera insistido en
su oferta de garantizar un trabajo conjunto con el Ejecutivo. La
comunidad, ávida de mejoras en su calidad de vida, tiene derecho a estar
harta de la confrontación y no le falta astucia al calcular que esa
dupla puede rendirle buenos frutos. Más, cuando se intuye que Cabello es
el entaparado del régimen, se sabe que tiene ambiciones y se ha
comprobado que hace las cosas bien.

Ya veremos cómo se conduce pero, de entrada, todo indica que se va a
fajar para cumplir una buena gestión y que la comunidad va a redituar el
buen saque de su nuevo gobernante.

ristra de razones para estar convencidos de que con la enemistad de los
alcaldes vecinos, el de la plaza Bolívar y el de Libertador, no gana
nadie y todos hemos perdido.

José Vicente Rangel dijo ayer que, como el Presidente tiene ese gran
carisma y esas monumentales dotes para la comunicación, siempre se va a
decir que sus candidatos ganan con él como “portaviones”. Bueno, a qué
otra cosa se puede atribuir la reelección de Freddy Bernal, el peor
alcalde que ha tenido Caracas en toda su historia.

Y qué méritos para ser alcalde puede esgrimir Juan Barreto, de quien no
se conocen credenciales, experiencia o pericias para desempeñarse como
burgomaestre de ciudad tan problemática.

Bernal ha sido el líder de las huestes vandálicas azuzadas para,
supuestamente, dar soporte al Gobierno. Y Barreto no ha demostrado en
ningún ámbito sus cualidades de gobernante, pero es que a Peña se le fue
la gestión en el pugilato por la Policía Metropolitana.

Perdió su ocasión de hacer un buen gobierno y generar provecho para la
ciudad en lo que William Niño Araque llamó “la lucha canalla” con
Bernal. Para colmo, la oposición, dejada en la cuneta por Peña, apostó
todo a Claudio Fermín, que ya es un personaje de ficción porque resulta
tan inasible como una invención literaria. Frente a todo esto, ¿merecía
ganar la oposición?
Bernal tampoco, sin duda alguna.

Pero su permanencia en ese despacho crea, al menos, la ilusión —que él
ha insuflado— de que en colaboración con Barreto pueden recoger la
basura. Más, no creo que se espere de ellos. Y visto el paisaje
posnuclear de Caracas, no es poca cosa.

CANDIDATOS DE LA OPOSICIÓN (agravada, en el segundo, por la insistencia
en lo que ya se ha acuñado como “candidatura del pasado”, anacronismo
del que la comunidad tiene razones para estar descreída). A Carlos
Ocariz, en el Municipio Sucre, no hay duda de que lo malogró la
abstención, porque nadie, ni los mismos chavistas, le conceden a Rangel
Ávalos ningún talento ni demasiada capacidad de trabajo. El hombre es
una nulidad, amarrada en el cargo por factores que reivindican la
paternidad responsable pero nada más.

En Anzoátegui se repite el síndrome del brazo alzado. ¿Cuántos minutos
de cuña le habrá dedicado Chávez a Tarek? Muchos. Esto es verdad, pero
también lo es que sobre el desempeño de De Lima pesan graves críticas.

Este caso es digno de observación muy atenta porque Saab cometió un
error —feo, feísimo— al no condenar con toda severidad la agresión de
que fueron objeto el gobernador de Anzoátegui, su familia y la
institucionalidad misma. El silencio del entonces candidato oficialista
—que, por cierto, hubiera encontrado en este episodio oportunidad de
ejercer como poeta y demostrar que la palabra acompaña la justicia y la
nobleza— lo hizo sospechoso de complicidad con esos sucesos. Ahora está
ante al reto de ponerse a la altura del apoyo del Presidente y de
hacerse perdonar su indolencia ante la irrupción de sujetos violentos
que amenazaron con armas de fuego a los hijos de De Lima, por sólo
mencionar la más abyecta de aquellas acciones.

los votos obtenidos por Luis Felipe Acosta Carlez y Alberto Gutiérrez,
cuyas únicas credenciales son ser militares y haber sido impuestos en
las candidaturas por el presidente Chávez.

¿Qué puede decirse de Acosta Carlez sin faltar al decoro y al respeto
que merecen todas las personas en el ejercicio del periodismo?, ¿que es
un impresentable?, ¿que todas sus intervenciones sobrepasan el ridículo
e ingresan en el terreno de la abismal idiotez? No quiero ser ruda y no
necesito leyes que demarquen mis límites.

Pero, qué puede decirse de un candidato a la Gobernación de un estado
tan importante como Carabobo, en lo humano, en lo económico, en lo
histórico, en la significación que tiene para nuestra nacionalidad, de
un hombre que se permite declarar que después de abatir mujeres, compuso
una canción que se llama “No más peleas”, y dice así: “La paz es
primordial/ para el bienestar de todos/ dejemos a un lado el odio/ que
nos tiene carcomidos/ ayudemos a los sufridos/ a los más necesitados/.
Vivamos todos unidos/ dejemos la guerra a un lado”. ¿Qué se puede decir
de este cursi desatado que propone reclutar a los enanos de Carabobo
para hacer un parque porque los enanos, por serlo, están excluidos y
nadie les da contratos. ¿Cómo puede alguien votar por este... señor?
Y Alberto Gutiérrez, interrogado con respecto a sus planes para Domitila
Flores, ha contestado que ya le habían reportado acerca de los problemas
de “esa señora” y que iba a tomar las medidas pertinentes. ¡El hombre
ignora que Domitila Flores es una parroquia! Los zulianos estuvieron una
semana muertos de risa, haciendo chacota con esto y con los muchos
lances en que el general ha exhibido su imposibilidad de hablar con
alguna coherencia...

y después varios miles salieron a votar por él. Esto sólo se explica por
una sumisión ciega y servil a los dictámenes del Ejecutivo, que puede
más que la conveniencia para la región. Qué caro van a pagar esta
pequeñez. Qué caras les van a salir estas vergüenzas.